Cliente:Fundación Joan Miró
Date:octubre 26, 2018

Señas de identidad. Retrato de mujeres.

Proyecto colaborativo fotográfico diseñado y conduit por CliCme, en colaboración con la Fundación Joan Miró y la Asociación Hèlia, desarrollado en el decurso de varias sesiones, finalizado con una muestra expositiva en el espacio 22 de la Fundación. Queremos agradecer la colaboración de FUJIFILM España, Wonder Photo Shop y Casanova Foto por su aportación al proyecto.

Partiendo de la exposición ”Lee Miller y el surrealismo inglés”, y centrándonos en el trabajo de Lee Miller, surge la oportunidad de realizar un trabajo de accesibilidad en la Fundación. Pensamos que es una buena oportunidad para ofrecer un proyecto de género, nos haremos varias preguntas: ¿Qué tienen que ver los conceptos de género o clase social con la fotografía? ¿De alguna manera nuestra mirada y las fotografías que producimos reproducen una perspectiva sexuada en el mundo? ¿Hace el género la diferencia? El género no afecta las habilidades, pero, ¿puede entorpecer el acceso a las creaciones hechas por mujeres?.

Desde los comienzos de la fotografía, al siglo XIX, las mujeres se han implicado en todos los aspectos de la cultura fotográfica. Han tomado fotografías, las han ordenado y recopilado, y han sido el tema de innumerables imágenes gráficas… La obra de Lee Miller nos invita a desarticular la historia unívoca y patriarcal de la fotografía. Con el objetivo de desarrollar un proyecto de género de mujeres que se miran, y explican.

Las fotografías son impactantes y forman parte de nuestra vida diaria, nuestros mundos están llenos de imágenes. La fotografía ha grabado los momentos más importantes, no sólo de la historia mundial, sino también de la vida de cada uno, es a la vez pública y íntima, ahora especialmente compartida por medio de las redes.

Desde sus comienzos en el siglo XIX, las mujeres se han implicado en todos los aspectos de la cultura fotográfica. A pesar de que históricamente, las mujeres han sido tratadas en las imágenes fotográficas como objetos de belleza, en el siglo XIX la fotografía consolidó el mito del genio masculino, en el cual la mujer se define como musa bella e inspiradora de la creatividad masculina. Las figuras del artista y “su” modelo femenino son una personificación de esta imagen patriarcal del artista. Se supone que el artista es hombre, mientras que el objeto de su arte es el cuerpo femenino.

En el siglo XX, las fotógrafas han utilizado su obra para desafiar esta imagen del artista y este estereotipo de la feminidad. La historia del movimiento de la mujer y la historia de la fotografía se entremezclan en este período. El movimiento de la mujer del siglo XX reconoció que la cultura es una cuestión política y utilizó la imagen visual, y específicamente la fotografía, para explorar sus objetivos políticos. Las fotógrafas asociadas con las vanguardias europeas de los años veinte fragmentaron y desestabilizaron la imagen fotográfica para crear nuevos tipos de feminidad radical.

En muchos aspectos, el renacimiento del movimiento artístico femenino en Europa y Norteamérica en la década de 1970 fue un tímido retorno a las prácticas políticas y fotográficas de las fotógrafas de los años veinte y treinta. Las mujeres reexaminaron las cuestiones de identidad, el poder y la sexualidad mediante imágenes que desafiaban las formas convencionales de ver el arte y de representar el cuerpo femenino y ofreciendo nuevas imágenes de la sexualidad y el placer. De esta forma se desmantelaba la jerarquía cultural y patriarcal del artista masculino y la modelo femenina, como creadoras y sujetas de la imagen, las mujeres reclamaban el control de su propia identidad.

Proponemos al colectivo de mujeres de la Asociación Hèlia, este proyecto fotográfico y expositivo, partiendo de un exponente de estas mujeres vanguardistas, la fotógrafa Lee Miller, y de la exposición ’’Lee Miller y el surrealismo inglés’’, de su obra y particular mirada, para traerlo a su terreno, retratando sus realidades, vivencias y experiencias.

Algunas fotografías de Lee Miller en la exposición:

Proponemos al colectivo de mujeres de la Asociación Hèlia, un proyecto fotográfico y expositivo para realizar en la Fundación Joan Miró, partiendo de un exponente de estas mujeres vanguardistas, la fotógrafa Lee Miller, y de la exposición ’’Lee Miller y el surrealismo inglés’’, de su obra y peculiar mirada, para traerlo a su terreno, retratando sus realidades, vivencias y experiencias.

Algunas fotografías de Lee Miller en la exposición:

La visita a la exposición, la reflexión y el debate provocados por las imágenes, así como la aportación del trabajo realizado se materializará en las fotografías. Trabajaremos el ámbito del autorretrato desde la visión y experiencia de cada una. Os invitamos a mostraros, desde la oportunidad que da una cámara, para enseñar aquello que quereáis de vuestras realidades, construyendo un autorretrato de momentos, personas, objetos, paisajes o el que hayáis escogido, empleando la fotografía como una herramienta de expresión y potencial creativo para explicar, descubriendo y mostrando vuestra mirada, reflexión y relación con el mundo.

Les planteamos las sesiones de trabajo semanales, les pedimos tareas fotográficas a desarrollar entre semana en su casa, les damos materiales diversos de consulta y les sugerimos que pueden hacer un diario con anotaciones e imágenes, para trabajar en paralelo al que hacemos en las sesiones de trabajo con nosotras. Todo con el fin de descubrirse, retratarse y crear una buena recopilación de material fotográfico para la muestra.

Queremos inspirarlas mostrando el trabajo otras fotógrafas con sus miradas y temáticas tan distintas como Jo Spence, Cindy Sherman, Kaylyn Deveney, Ana Casas BordaSally Mann o Claude Cahun, profundizando en el trabajo de Lee Miller:

Retrato del espacio, cerca de Siwa, Egipto, 1937 / Máscara de fuego, Downshire Hill, Londres, Anglaterra, 1941.

Revisar conjuntamente algunas obras como estas de Miller nos ha servido para hablar de cómo abordar el retrato y el autorretrato, qué connotaciones pueden tener, desde qué perspectiva o con qué lenguaje lo haremos, etc. Nos damos cuenta de que cualquier imagen que captamos habla de nosotros y no deja de ser un autorretrato, que muestra como miramos, observamos y mostramos algún objeto, entorno, situación o persona.

Esta reflexión y debate nos sirven para introducirlas en la práctica de retrato de plató, que hacemos en la 1ª sesión, en dos sets fotográficos que preparamos con iluminación artifical, uno en b/n y el otro en color, así como en el entorno exterior, que nos servirán para iniciar la experiencia fotográfica. Mirad algunas muestras que hemos seleccionado:

Seguimos con el trabajo de retrato y añadimos un nuevo ejercicio donde las participantes se fotografían a partir de objetos que han elegido y traído para la sesión, que las describan, ¿cómo hablan de nosotros los objetos? ¿ que hay de nosotras en ellos?: