Date:julio 12, 2017

Fotomemorias 3/17

“El recuerdo es el diario que todos cargamos con nosotros”, -Oscar Wilde-.

Continuamos las sesiones de trabajo fotográfico dentro de lo programa REMS (Reforzar y Estimular la Memoria y la Salud), que tiene por objetivo la mejora de la calidad de vida de personas mayores con grados leves y moderados de enfermedades neurodegenerativas, como Alzheimer o el Parkinson.

De la mano de la Fundación Cataluña La Pedrera, hemos impulsado este proyecto, que trabajaremos en varios centros, con la voluntad de ayudar y estimular a este colectivo por medio de la fotografía. Dado el potencial de las imágenes, como realidad que provoca la memoria, remite a un lugar o estado, persona, sentimiento o emoción de forma directa, y como lenguaje universal, que todo el mundo entiende e integra con facilidad, pensamos que podíamos construir con ellos un diálogo y una práctica fotográfica interesante.

Los objetivos planteados para este proyecto son los siguientes:
• Utilizar la Fotografía como estímulo para recordar.
• Mejorar la calidad de vida y la autoestima de las personas con Alzheimer y otras demencias.
• Fomentar la comunicación y la interacción social de los participantes.
• Reducir el estigma social que tenemos del alzheimer y otras demencias.
Somos conscientes que no podemos modificar la realidad de su enfermedad, pero si mejorar y aminorar la vivencia que de ella tienen los pacientes y a veces sus familiares en el entorno del Centro.

…………………………………

En la primera sesión nos hemos centrado en el trabajo desde la imagen, para conocernos mejor hemos preparado unas fichas, con fotografía y una breve descripción de quiénes somos…

Estamos visionando imágenes del pasado, para estimular el recuerdo, invitarlos a hablar, y provocar así una gran satisfacción por poder participar y explicar muchas cosas, se sienten muy contentos al ser partícipes, y que todo el mundo los escuche, las historias que explican son muy interesantes, de su pasado, de las anécdotas, su niñez, los lugares donde vivían, las fotografías nos hacen sonreir, pensar, repasar y recordar. Estamos aplicando la terapia de Reminiscencia, esta es una técnica que favorece la evocación de recuerdos y sucesos del pasado de la persona conectándolos con el presente, y estimula la expresión de vivencias pasadas así como la capacidad de autoreconocimiento, para lo cual, se centra en potenciar, principalmente a través de materiales asociados a hechos del pasado, la memoria episòdica o autobiográfica (los recuerdos personales) y la memoria semántica (contiene los conocimientos sobre datos históricos relevantes).

Además se trata que la persona experimente emociones vinculadas a estos recuerdos, resaltando aquellos que resultan gratificantes para la persona. La reminiscencia utiliza la estimulación, la comunicación, la socialización y el entrenamiento como herramientas, por lo cual se trata de una técnica muy completa.

La fotografía es ante todo un medio para conservar un recuerdo en imágenes, pero a la vez es mucho más que eso, es un estímulo dinámico para la comprensión, la asociación e interconexión de conceptos, de ideas, de experiencias e incluso, es punto de partida para incentivar la imaginación. Esta interpretación de la fotografía como fuente para la memoria, nos parece más sugerente que la idea de seguir potenciando el sentimiento nostálgico, del que, por otro lado, ninguna fotografía se puede desprender.

Seguimos con el proyecto La imagen que habla: estamos desarrollando esta propuesta, que proporciona resultados muy ricos, como nos muestran en cada centro, les encanta hablar viendo sus imágenes del pasado, participan mucho y el resultado es ¡fantástico!

Este proceso trata de hacer recordar situaciones vividas en el pasado, para hacer el recuerdo más resistente al olvido. La presencia de las emociones como refuerzo para el recuerdo. Parece que allá donde la memoria pierde su capacidad, las emociones se transforman en importantes refuerzos para reconstruir aquellas conexiones y vínculos “rescatables” con la identidad y la memoria.

El proyecto propone nuevos caminos y estímulos y tiene como propósito; crear un enlace entre pasado y presente estableciendo puentes e intentando conseguir nuevas conexiones que todavía existen a través otras memorias, como la memoria emocional.

LA IMAGEN QUE HABLA