Cliente:Diputación de Barcelona
Date:mayo 01, 2018

LibroAnimado St. Boi de LLobregat BIBLIOLAB

Hemos realizado nuevamente el LibroAnimado con público familiar en la biblioteca Mª Aurèlia Capmany de St. Boi de Llobregat, donde los participantes han experimentado qué es la imagen fija y la imagen en movimiento, a partir de la confección de un libro de animación o flip-*book con fotografías fotocopiadas. Este ejercicio permite a los participantes integrar la lectura visual y comprender la creación de la imagen en movimiento. Hemos visionado al inicio unas imágenes animadas de Edward Muybridge que los han inspirado para trabajar y han compartido su tarea con muchas madres que han participado.

Este librito, también llamado foliscopio, contiene una serie de imágenes que varían gradualmente de una página a la siguiente, de forma que al pasarlas rápidamente, las imágenes parecen animarse simulando un movimiento, por eso es conocido como libro animado. Se trata de una forma primitiva de animación, que juega con la persistencia retinal, como la película cinematográfica.

Los flipbooks, fueron los comienzos de la que ahora es tan importante industria del cine. En septiembre del 1868, John Barnes creó el primer flipbook, bajo el nombre de “kineógrafo” , éste fue la primera forma de animación empleada en una secuencia lineal de imágenes.

Pero fue el pionero del cine alemán Max Skladanowsky, quién exhibió por primera vez al público una película en forma de flipbook. Gracias a Thomas Edison, quien invento una forma mecanizada de proyectar los flipbooks, denominada mutoscopio, los flipbooks se convirtieron en una atracción popular en los años 20. El mutoscopio podía encontrarse en parques de diversiones, en los que causaba una gran sensación.

Los flipbooks se consideran en la actualidad un juguete para niños y grandes, y fueron alguna vez un “premio” común en cajas de cereales, a pesar de que han llegado a ser un objeto de coleccionista. Los flipbooks vintage son muy populares entre los coleccionistas, particularmente son muy codiciados los de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y estos han llegado a costar miles de dólares en ventas y remates. Continuan siendo empleados en estrategias de marketing de todo tipo, así como en arte y colecciones fotográficas. Si os interesa, aquí podéis visitar el siguiente enlace:

http://www.flipbook.info/index_en.php